Inicio Andalucía El PSOE-A pide a los grupos políticos andaluces que presionen a sus...

El PSOE-A pide a los grupos políticos andaluces que presionen a sus direcciones nacionales para reconsiderar el voto sobre el techo de gasto

Compartir

Los socialistas destacan que Andalucía podrá disponer de 350 millones más si sale adelante la nueva senda de estabilidad para invertir en educación, sanidad o servicios sociales  

El secretario de Mundo Rural, Política Agraria y Pesca del PSOE de Andalucía, y coordinador de la Interparlamentaria regional, Antonio Pradas, ha instado hoy a los grupos políticos andaluces a que presionen a sus representantes en el Congreso de los Diputados para que reconsideren su posición acerca del techo de gasto y apoyen un mayor margen de déficit.

Pradas, que ha visitado hoy en Marbella acompañado del portavoz socialista y presidente del PSOE de Málaga, José Bernal; ha destacado que Andalucía podrá disponer de 350 millones más si sale adelante la nueva senda de estabilidad para invertir en educación, sanidad o servicios sociales.

“Desde el PSOE andaluz hemos realizado un cálculo aproximado de lo que suponen estos fondos, y en con ellos se podrían contratar 7000 profesionales sanitarios; ampliar la plantilla de profesores en 4.000 personas; atender a 50.000 dependientes o seguir dando respuestas a la educación infantil gratuita”, ha señalado.

Además, ha añadido que ampliando este techo de gasto, los ayuntamientos podrían aplicar más flexibilidad en el déficit y podrían llevar a cabo inversiones que hasta ahora no podían realizarse, además de reponer a trabajadores, “algo que esta regla de gasto también impide”.

Pradas ha recordado también que los ayuntamientos han sido precisamente de las administraciones más afectadas por esta cuestión, y son los que han permitido al Gobierno “cumplir medianamente los objetivos de la UE”, declarando que “desde el PP se negó que Europa exigía una regla de gasto y por parte del PSOE hemos demostrado que eso era una gran mentira, ya que el Gobierno de Pedro Sánchez ha hecho sus deberes y ha conseguido mayor flexibilización del déficit, concretamente 6.000 millones de euros más”.

Así, ha puesto de manifiesto que de estos 6.000 millones, 2.500 irían a las comunidades, es decir, para sanidad, educación y servicios sociales; 2.500 millones para la seguridad social y más de 1.000 millones para el Estado.

A finales de julio, la medida fue rechazada en el Congreso, cuando muchos partidos como por ejemplo Podemos llevaban siete años reclamando más holgura. Ciudadanos, por su parte, “está más afectado por la caída del gobierno del PP que el propio PP”, según ha declarado.

“A Moreno Bonilla me gustaría preguntarle si a Pablo Casado le habló la semana pasada cuando estuvo aquí de visita de esos 350 millones de euros, que podrían haber llegado a las familias andaluzas”; ha dicho, añadiendo que “ellos están muy preocupados por la imagen, pero lo cierto es que la popularidad de una persona la dan los hechos, y si es capaz de ponerse al lado de sus ciudadanos o no”.

Por último, se ha referido a Marbella para lamentar que un año después de una moción de censura “sin aclarar”, la ciudad haya vuelto a los titulares de prensa por el urbanismo, las privatizaciones y los tribunales, es decir, “por todo lo feo que habíamos conseguido desterrar”. Ha alabado además la gestión de José Bernal al frente del Ayuntamiento, que con una deuda de 78 millones de euros “pasó a dejar 100 millones de euros en el banco cuando tuvo que irse a mitad del mandato”.

Por su parte, José Bernal, ha anunciado que el PSOE llevará una moción a pleno para instar a los grupos del Congreso que apoyen la nueva financiación propuesta, ya que de este modo ayuntamientos como el de Marbella “podrían destinar el dinero a inversiones superando las limitaciones de la famosa ley de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local impuesta por el PP de Rajoy”.

“Desde el PSOE apostamos porque los ayuntamientos ejerzan su autonomía y puedan revertir el superávit en políticas para la gente, apostamos por la autonomía local y por el papel destacado que los municipios deben desempeñar en políticas de proximidad en materias tan sensibles como la educación, la sanidad o los servicios sociales, políticas públicas que cambian la vida de la ciudadanía”, ha concluido.